Ricla

Cubre una superficie de 90,7 Km2
Está a una distancia de 58 Km de Zaragoza
Situado a una altitud de 377 m
En 1998 tenía una población de derecho de 1.838 habitantes

Ayuntamiento:

Plaza de Calvo Sotelo, 2.
50270 RICLA
Teléfono: 976606141 Fax: 976606106
Situación: al SO. de Zaragoza por carretera N-II, con desvío de 4 km al NO. de La Almunia de Doña Godina a carretera local, en la llanura del Bajo Jalón.

Fiestas:

San Blas, 3 de febrero; San Teopompo y San Sinesio, 21 de mayo; Virgen del Carmen, 16 de julio; y Santa María Magdalena, 22 de julio (patronales).

Municipio localizado a seis kilómetros de Almunia de Doña Godina, capital de la Comarca de Valdejalón, a la que pertenece esta localidad.
El antiguo castillo se levanta sobre un risco cercano a la población. De su origen musulmán conserva algunos fragmentos de un muro de sillarejo y dos estructuras subterráneas. Alrededor de los siglos XV y XVI se levantó sobre el castillo un palacio de carácter fortificado, como se observa en la base de una torre que presenta en una esquina.
Después de la Reconquista, Ricla quedó dividida en dos barrios por un muro, el barrio alto, donde vivían los musulmanes; y el bajo, que acogía a los cristianos. De esa separación sólo se conserva hoy un arco apuntado de ladrillo del siglo XV, con una capilla. Se lo conoce con el nombre de arco de San Sebastián y lo podemos contemplar en la calle de la Hombría. Además, el barrio cristiano estaba señalado con una cruz de piedra, que fue sustituida en el siglo XX por una de hierro, dando nombre a la calle de la Cruz. En ella se hallan varias casas nobles de los siglos XVIII y XIX, con interesantes portadas de piedra y bellos balcones, de las que sobresale la casa de la cultura, del siglo XIX, que antes fue escuela y ayuntamiento.
Las edificaciones más importantes se hallan en la plaza del Ayuntamiento, donde se encuentran la iglesia y otras construcciones interesantes, como la casa del Concejo o el propio ayuntamiento. La iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora se levantó en los siglos XV y XVI, en estilo mudéjar renacentista, con ampliaciones y reformas posteriores. Su portada neoclásica permanece oculta tras la casa de la cofradía de la Virgen de Media Villa. Sin embargo, sobresale su hermosa y elevada torre mudéjar, del siglo XVI. En su interior alberga la bella capilla del silgo XVIII de Santa María Magdalena, con buenos ejemplos de arte mueble, como el interesante retablo barroco, diversas esculturas y relieves y cuatro grandes lienzos atribuidos a Luzán. También hay que destacar el retablo mayor del templo, del siglo XVII, esculpido por Francisco de Astra o la bella talla estofada y policromada realizada en el XV, que representa a la Virgen de Media Villa. Otra de las construcciones más significativas es el ayuntamiento, ubicado en una típica casa-palacio del siglo XVIII. La parte inferior se erigió en piedra, el resto en ladrillo, y fue reformada a finales del siglo XX, manteniendo las características de este tipo de edificaciones: pórtico en la planta baja, balconadas en la planta noble y galería de arquillos en la superior, bajo un alero de factura moderna.
Un espacio interesante es también la plaza del conde de Castellano, donde se ubica el palacio del siglo XVIII que le da nombre y, junto a él, el original acceso al convento de las Siervas de María, fundado a fines del siglo XIX por la condesa de Guerrero. Frente al convento podemos contemplar la antigua casona de los marqueses de Camarasa.
En las proximidades del Barranco Santo encontramos una buena cantidad de bodegas de las que destacan las conocidas luminarias. Se trata de chimeneas de respiración vertical de diversas formas y materiales que surgen sobre las laderas en que están excavadas las bodegas y constituyen interesantes ejemplos de arquitectura popular. También próxima se encuentra la cueva de la Nevería, un pozo excavado en la roca y cubierto con una falsa cúpula usado antiguamente como nevero. Otras construcciones que merece la pena señalar son los diversos peirones que se hallan en los alrededores: el de Santa María Magdalena, del siglo XV, o el robusto peirón de los “Santicos”, patronos de Ricla: San Silesio y San Teopompo. También del XVIII es el de San Pedro, que marca el espacio donde se encontraba la desaparecida ermita.
No hay que olvidar los interesantes yacimientos paleontológicos del Barranco de las Conchas, donde se halló la cabeza de un cocodrilo marino, conocido como el cocodrilo de Ricla. En este sentido, las Jornadas Aragonesas de Paleontología están dotando del prestigio que se merecen a estos yacimientos.
De camino a la capital se encuentran interesantes huertas en las que podemos contemplar un álamo y un ciprés centenarios, en las huertas La Riera y La Leja respectivamente. Además, tenemos la posibilidad de realizar deportes de riesgo, como la escalada o la espeleología, en la cueva del Muerto, en la Sierra de Algairén.
Como curiosidad tenemos que decir que en esta localidad nació el torero Braulio Laurín, más conocido como el Gitanillo de Ricla, cuyo busto en piedra adorna la glorieta que lleva su nombre.

Fiestas: Para San Blas, 3 de febrero, y para la Virgen del Carmen, 16 de julio, las respectivas cofradías organizan diversos actos. Las fiestas de primavera se celebran sobre el 19 de mayo. Las fiestas mayores tienen lugar del 21 al 27 de julio, en honor de Santa María Magdalena. El primer domingo de octubre se realiza una romería al peirón, o “pilón”, de esta santa.
Gentilicio: Riélanos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies